Nuestros antecedentes como centro de formación docente

Argentina transitaba un tiempo de represión, el gobierno del pueblo había sido ocupado por los militares y el miedo deshabilitaba la participación ciudadana y la reflexión crítica. Este sentir atravesaba la sociedad y se manifestaba en la escuela con un currículo cerrado y una dinámica escolar que inhibía la iniciativa del cuerpo docente. La educación se veía afectada en su misión formativa y empobrecida en su función de educar.

En 1982, ante esta coyuntura, formalizamos nuestro registro oficial como Centro de Formación Docente y desde este formato buscamos reactivar la capacidad reflexiva, el cuestionamiento crítico y la fuerza creativa del cuerpo docente, recorriendo todo el país.

En el 2000, el gobierno de la provincia de Santa Cruz nos convoca para resolver una angustiante problemática que acuciaba a su población (altos índices de alcoholismo, drogadicción y tasas de suicidio en los jóvenes).

Frente a esta situación implementamos el proyecto “Los adolescentes y los proyectos participativos” con el fin de promover la participación y la búsqueda de intereses y motivaciones de los jóvenes.

La iniciativa contó con la participación activa de los adolescentes, sus padres y docentes. Además, colaboraron empresas, instituciones educativas, iglesias, ONGs , centros barriales y organismos públicos.

De esta manera se constituyó la primer experiencia de trabajo en red, sentando las bases de lo que en la actualidad es uno de los pilares de la metodología de nuestro trabajo.

Finalmente, ante diferentes reconocimientos académicos nacionales e internacionales y ante una coyuntura que demanda un enfoque integral para resolver las problemáticas educativas, decidimos constituirnos como Asociación Civil junto con la figura de Centro de Formación Docente.